Todos en algún momento de nuestra vida nos sentimos mal sin saber por qué. Ganas de llorar y nostalgia, son algunos sentimientos que podemos destacar en ese momento. Hay algo que no está bien, pero ¿Qué será?
No tengo ningún motivo por el cual estar triste, por nada debería sentirme mal. Pero al encontrarme conmigo misma, ese sentimiento incomodo interrumpe mi tranquilidad y genera millones de pensamientos extraños, que forman un nudo en mi garganta.
Entonces me doy cuenta que el problema es conmigo, siempre tuve un problema conmigo, algo que algún día voy a superar o quizás no. Las ganas de no ser yo inundan mis pensamientos.
Pero de repente me acuerdo de la gente que llena mi vida de alegría y me olvido de todo, como ni nunca nada hubiese pasado. Porque ahora tengo gente que me entiende, amigos que me escuchan, un novio que me ama y personas que me tienen en cuenta.
En ese momento, en el que recuerdo todas esas cosas importantes, no me arrepiento de ser yo, porque quizás si no fuese yo, no tuviera hoy esas grandes personas a mi lado. Entonces entiendo que todo lo anterior no fue nada más que solo un momento de agonía.

4 comentarios:

  1. como decirlo, acabas de describirme. Lo que vos decis en esta entrada es tal cual como me siento yo, y lo que pienso.

    me gusto muchooo, besoo:)

    ResponderEliminar
  2. que liiindo blog, me gustaron los colores!
    pasate por el mio, saludos

    ResponderEliminar
  3. Tenés toda la razón, ese sentimiento tan común de no-sé-qué y no-sé-donde que muchas veces aparece sin razón y de la nada.

    Querida, tanto tiempo sin pasarme por acá! Besos ♥

    ResponderEliminar
  4. Hola :)
    Nueva seguidora aquí presente n.n
    Pásate siempre que quieras por mi blog, bienvenida eres!:)
    Besitos.

    ResponderEliminar