Todos en algún momento de nuestra vida nos sentimos mal sin saber por qué. Ganas de llorar y nostalgia, son algunos sentimientos que podemos destacar en ese momento. Hay algo que no está bien, pero ¿Qué será?
No tengo ningún motivo por el cual estar triste, por nada debería sentirme mal. Pero al encontrarme conmigo misma, ese sentimiento incomodo interrumpe mi tranquilidad y genera millones de pensamientos extraños, que forman un nudo en mi garganta.
Entonces me doy cuenta que el problema es conmigo, siempre tuve un problema conmigo, algo que algún día voy a superar o quizás no. Las ganas de no ser yo inundan mis pensamientos.
Pero de repente me acuerdo de la gente que llena mi vida de alegría y me olvido de todo, como ni nunca nada hubiese pasado. Porque ahora tengo gente que me entiende, amigos que me escuchan, un novio que me ama y personas que me tienen en cuenta.
En ese momento, en el que recuerdo todas esas cosas importantes, no me arrepiento de ser yo, porque quizás si no fuese yo, no tuviera hoy esas grandes personas a mi lado. Entonces entiendo que todo lo anterior no fue nada más que solo un momento de agonía.

Mirame a los ojos, entendé que te amo y

olvidate de todo lo demás.



Adonde estás no te puedo hablar, mi compañero dueño de mi voluntad, mi amado Chano, mi locura, mi verdad, que nació en primavera. Él dibuja mi destino, tiene swing y todo lo que necesita de mí; me gusta así de loco. A algún lugar de mi locura lo quiero llevar.
Dame lo que quieras, yo te cuido de mi, voy siempre donde me llames para estar y elegir el mismo camino. Hasta te cambio mil canciones, ilusiones, tres veces de amor por día, por dos minutos de tu alegría; y si querés, te digo beautiful que suena como libertad; porque no me olvido, que te llevaste la tristeza de este lugar. Siempre ando tan comprometida, en buscar adentro tuyo, algo que está adentro mío, algo para poder tapar mis ilusiones rotas.
TanBionica, contagian amor, delirio, insomnio y ansiedad, y cuando quieren te hipnotizan. La noche estuvo mal, quisiera comprender que están muy lejos. Se termina el día y ando buscando un poquitito de su adrenalina.
Esta tormenta dejó solo tristeza, este silencio me aturdió la cabeza, ya me ganó la depresión por knock out y las noches de insomnio violentas me quieren matar. La suerte está echada y la depresión asesina, me vino a visitar. Buenas noches, Buenos Aires, ésta noche falta el aire, estoy al borde del vacío, estoy perdiendo en esta guerra contra mí, amanecida sin paciencia ni fe, mi alma hizo las valijas y se fue.
Chano, por suerte, cuando te tengo en mi memoria, estás acá. Igualmente el viernes 4 de noviembre o el 5 te voy a ver, necesito eso que alguna vez me diste, un remedio para mi corazón triste, quizás una de tus wonderful noches.
Y bueno, hoy le voy a dar noches exóticas a mis ideas neuróticas, quizás mañana se convierta en un domingo delirante y piense ¿Qué pasó anoche?


Y SIMPLEMENTE PASA QUE, TENGO GANAS DE VERLOS.