Si te dijera que me cansé de estar a tu lado, que al mirarte a los ojos ya no siento la misma adrenalina, que el amor por vos se ha esfumado, que al rozar tus labios siento frío, que tus abrazos ya no me abrigan, que me aburre estar con vos, que los pensamientos constantes en los que estabas ya no existen, que mis ojos se fijan en otros chicos, que las ganas de verte no son las mismas, que ya no sos mi locura, y muchísimas cosas más que llegan a la conclusión de que ya no te amo, te estaría mintiendo.

SI EXISTE LA PERFECCIÓN
UN CLARO EJEMPLO ES
NUESTRO AMOR

Marlén, Marlén; Marlén en un mundo de colores fabricado de papel 
.

Volvamos 4 años atrás, cuando mi mundo en verdad era de colores, tenía todo. Una hermosa casa rodeada de toda mi familia, 3 mascotas perfectas, que aunque parezca tonto, las extraño con todo mi corazón, y quizá un día me acuerdo cuando esa niña picarona con dos simpáticascolitas en el pelo, corría detrás de ellos por el gran jardín que tenía esa fantástica casa, y me pongo tan melancólica. Me acuerdo cuando salía todas las tardes a la vereda, y en la calle, descalza jugaba carreras con amigos, a la paleta y hasta a las escondidas, ya que era un barrio muy tranquilo y no muy transitado. Recuerdo despertarme los domingos y mirar por la ventana como brillaba el Sol, pensando que aventuras podía inventar para jugar en el día, ya sea en las calesitas, hamacas y el "caballito" que se encontraban en el fondo del gigantesco parque, en esa cabaña debajo de un enorme pino, donde siempre soné tener una casita del árbol, o simplemente en mi habitación con ese gran baúl lleno de juguetes y mi enorme casita de muñecas, con cada uno de los detalles que una casa de verdad posee. Me acuerdo de éstas y otras millones cosas que me hacían feliz. 
Quizás suene tonto, pero son cosas que quedaron gravadas en mi alma, cosas que significan mucho para mí y significan más que cualquier cosa material que hoy pueda tener.La vida no es todo color de rosa, no vivo ni en un mundo de colores, ni fabricado de papel, hay que ser realista y crecer.
Viendo las cosas del lado positivo, quizás el destino me sacó todas esas cosas que amaba, pero también me regaló otras, que ahora puedo decir que si valió la pena haber "crecido" y ya saben de que estoy hablando. ¿Cómo no darse cuenta, no? Cuando la mayoría de las cosas que escribo, se refieren a la razón de mi felicidad. Y sí, mi felicidad es Nicolás, la persona que más amo en el mundo, además de los fantásticos amigos que tengo. Cuando estoy con ellos sí puedo decir que me encuentro en un mundo de colores fabricado de papel, con árboles en forma de chupetines y caramelos, tal y como dice la canción que inventó mi mamá para mí apenas nací.
.