Él se iba y yo podía percibir su perfume en mi cama durante días, hasta que lo volvía a impregnar con el mío. Allí, en ese momento, era cuando sentía que estaba lejos, y deseaba que vuelva.

1 comentario:

  1. Precioso blog y muy buena la foto
    Te sigo linda , un beso (:

    ResponderEliminar